El storytelling es uno de los recursos más utilizados en comunicación para contar historias. A través de ellas, es posible transmitir un mensaje y envolver, emocionalmente, al público objetivo.

Esta técnica es muy efectiva, ya que es posible captar la atención del target. Una de las ventajas que tiene el storytelling, es la capacidad de generar confianza y humanizar a la marca, además, los clientes son muy abiertos a la idea de recibir historias nuevas, ya que ellos mismos, todo el tiempo, crean un storytelling de su vida.

Dicho recurso se basa en la presentación de la marca, desarrollo y desenlace, una estructura similar a la que puede presentarse en un libro o una película.

Una historia bien contada permite inspirar y generar una identificación del público con la marca. Por otro lo tanto, ayuda a generar empatía y a comprender mejor el concepto de comunicación.

Un storytelling adecuado a la estrategia de campaña, influye en la toma de decisiones del consumidor, aumentando el posicionamiento y las ventas de la empresa.

Una historia bien contada debe tener:

  • Cada historia debe ser fácil de interpretar y de recordar.
  • Debe tener un tono de comunicación emotivo y un mensaje de reflexión, que le permita al target compartirlo con otros usuarios.
  • Cada storytelling debe reflejar la personalidad, la cultura y filosofía de la empresa, de esta manera, se resaltarán los valores de la marca.

¿Qué objetivos tienen los storytellings?

Toda estrategia de comunicación persigue ciertos objetivos y el storytelling no podía ser menos. Ella misma, tiene sus objetivos, más allá de vender y fidelizar, dicha técnica, busca indirectamente, generar sensaciones positivas y establecer un vínculo emocional con los clientes.

Por otro lado, esta técnica tiene 3 objetivos claves:

  • Conseguir un efecto inmejorable sobre el receptor: es decir, lograr que la empresa enamore a su público con la historia, creando una comunidad fiel, casi familiar.
  • Desarrollar una idea positiva sobre nuestra empresa: esto es importante, ya que las marcas viven de su reputación y de lo que sus clientes piensen de ella. Por eso con una historia fácil de comprender y recordar será más fácil.

 

  • Generar contacto con el público: todas las instituciones quieren generar una conexión humana con los clientes. Para lograrlo, es importante desarrollar un clima cercano y amigable