¿Sabías que podemos querer a una marca tanto como a nuestros amigos o familiares? Durante nuestra vida, llegamos a desarrollar un cariño especial por ellas y esto se debe a ciertos factores que entran en juego cada vez que nosotros interactuamos con una empresa.

La fidelidad, la imagen y la comunicación positiva, juegan un papel muy importante, debido a que lo que pretende la compañía, es generar un vínculo a largo plazo con los clientes, por lo que es, fundamental, establecer una conexión emocional.

Esa unión emocional, entre la empresa y el usuario, surge cuando el individuo siente que la marca forma parte de su vida.

Muchos medios de comunicación pueden contribuir a crear un vínculo afectivo con el público, pero las redes sociales se han convertido en el medio más eficaz para poder lograrlo.

¿Cómo, las redes sociales, conectan emocionalmente a una marca con un cliente?

A lo largo de nuestra vida conocemos a muchas personas y  a partir de la acumulación de pensamientos y acciones positivas, nos encariñamos con ellas. Con las marcas ocurre lo mismo y es  el contenido, emitido en redes sociales, el que facilita ese proceso.

Está claro que las empresas no pueden visitar, personalmente, a sus clientes pero a través de este medio interactivo, se humaniza la comunicación y la corporación se acerca a los usuarios,  con el fin de acompañarlos día a día.

Los individuos expresan su propia identidad cuando comparten su contenido. A través de los Social Ads, las empresas pueden conocer las necesidad, intereses e inquietudes de sus usuarios, de esta manera, podrán desarrollar contenido que se adapte y forme parte de la identidad de sus seguidores.