Muchos factores pueden influir en el proceso de compra de los consumidores. Uno de ellos es la psicología del color

Gran parte de las decisiones, que los usuarios toman frente a la góndola de un producto, se encuentran ligada con las señales visuales y los colores de las mismas.

El color puede intervenir en el pensamiento y ayuda a generar determinadas acciones. Los tonos que se utilicen para el packaging de un producto, el diseño de un flyer, banner o logotipo pueden causar reacciones muy poderosas.

¿Cómo se relaciona el color y el marketing?

Teniendo en cuenta las particularidades del color es posible establecer una relación entre ellas y el marketing. Por ejemplo:

    • El color y el branding. El color puede incrementar, en un 80%, el conocimiento de una marca.
    • El color aumenta la memoria. El color ayuda a procesar y almacenar imágenes de forma  más eficiente y como consecuencia, las recordamos mejor.

 

  • El color acrecienta la participación. Los anuncios publicitarios en color son leídos un 42% más que los mismos anuncios realizados en blanco y negro.

 

Tipos de consumidores según el Color

Diversos tonos, poseen la habilidad de atraer diferentes tipos de compradores e influir en su comportamiento de consumo.

  • Compradores impulsivos. Se sienten atraídos por colores como el rojo, naranja, negro o azul. Estas tonalidades son utilizadas en locales o productos de comida rápida, centros comerciales o en época de liquidación.
  • Compradores precavidos. Para estos compradores que priorizan el ahorro se usan colores como  el azul marino o verde azulado. Los bancos y las grandes tiendas son los lugares que más lo aplican.
  • Compradores tradicionales. Atraídos por colores como el fucsia, celeste o rosa, suelen utilizarse con mayor frecuencia en tiendas de ropa.