Existen diversas definiciones y clasificaciones sobre el Marketing, pero en realidad ¿Sabemos lo que realmente significa? Quizás una forma óptima de definirlo es a partir de la práctica. Teniendo en cuenta su campo de aplicación y el protocolo del mismo, podríamos decir, que el Marketing es un proceso constitutivo, es decir, de construcción de un producto o servicio. Dicho proceso, se encuentra integrado por cinco elementos fundamentales, denominados las ”cinco P”.

  • Plaza: la misma hace referencia a cuáles son los canales de distribución que el producto o servicio utilizará para llegar al mercado.
  • Producto: se refiere a crear un producto nuevo o mejorar un producto existente que cubra las necesidades del mercado.
  • Precio: es uno de los factores claves para la venta de un producto, pero no es el único y no es el determinante en la mayoría de los casos. Por lo general el precio lo decide el mercado.
  • Persona: se denomina a aquel cliente potencial de mi producto o servicio.
  • Promoción: quizás este sea uno de los puntos más importantes, debido a que una empresa nueva necesita comunicar  su gama de productos o servicios para que los mismos existan. Por lo tanto, este punto, hace referencia a lo qué se debe y cómo se debería comunicar dichos productos, es decir, las estrategias publicitarias que se deben emplear, así como también, las estrategias de relaciones públicas.

Desde el punto de vista teórico, el Marketing, parece muy importante para una empresa, pero en la práctica resulta complicado entender el nivel de relevancia que tiene el proceso para las marcas y las ventajas que el mismo genera.

La importancia del Marketing en las empresas

Esta disciplina, puede ser aplicada tanto en el mundo de la comunicación online como offline, y tiene un poder, debido a que a partir de ella es posible lograr el éxito de una empresa, sin importar el sector o rubro en el que opere, ni el tiempo que lleve dentro del mercado.

En un mundo tan competitivo, el volumen de saturación sobre el precio, producto y promoción es muy elevado. El target no logra sorprenderse y para lograr el efecto contrario sobre ellos, es necesario establecer estrategias que logren marcar las ventajas competitivas o diferenciales de aquellos productos o servicios que se comercializarán. De esta manera, se logrará obtener un mayor impacto y diferenciación.

El Marketing, dentro de la organización, no solo es el encargado de dar a conocer la gama de productos, sino también, es el responsable de generar rentabilidad a la empresa, desde el punto de vista empresarial, y aquel que debe garantizar que la compra sea óptima y que el cliente se convierte en un fanático y prescriptor de la marca.