Para que un negocio tenga en éxito en Facebook necesita mucho más que «solo abrirse un perfil». En Metromedios te mostramos las razones más comunes por la que las empresas fracasan en esta red social… para que a vos no te pasen:

-Abrir un perfil en lugar de una fanpage:

Aunque parezca difícil de creer, en la actualidad existen muchas empresas cuya presencia en Facebook se basa en un perfil (como si fueran una persona) y no una fanpage. Hace unos años esto no generaba muchos problemas, sin embargo, en la actualidad, el que tengas que «solicitarle amistad» a una marca con un negocio se ve poco natural y poco profesional.

Por otro lado, el tener un perfil en lugar de una fanpage genera otras consecuencias: por ejemplo, si Facebook descubre que en lugar de una persona se trata de un negocio podría cerrar la cuenta sin explicación porque se estaría incumpliendo la política de uso de esta red social. Del mismo modo, se pierden acceso a estadísticas y pierdes la oportunidad de hacer campañas de Ads.

-Dejar incompleta la información de la empresa

Otra de las cosas que por ser tan lógicas suelen obviarse. Si Facebook te ofrece campos es para que los llenes, no para dejarlos vacíos. Cuando la información de la empresa se deja incompleta le reduce a Facebook muchas posibilidades de mostrarla ante la audiencia objetiva. Además, las personas que visiten la página no sabrán de qué trata el negocio.

-No personalizar las pestañas de la fanpage

Una de las cosas buenas que ofrece Facebook es que sus fanpage son adaptables a negocios de distintos rubros y con distintos objetivos. Entonces ¿Por qué quedarse con los botones que coloca por defecto? Con conocimiento y uso estratégico se pueden crear herramientas, concursos y promociones que darán a tu página un toque más personal y diferenciador con respecto a la competencia.

-Confiar la generación y publicación de contenidos a personas sin experiencia.

Es el error más común y más grave. No se puede creer que porque una persona tiene redes sociales personales está capacitada para asumir la responsabilidad de la línea comunicacional de una marca en la web, eso completamente falso y además pone en peligro la reputación digital de la empresa.

-No responder a los comentarios

A nadie le gusta que le dejen hablando solo. De hecho, la presencia en Facebook debería responder, en primera instancia, a la necesidad de acercarte a tus potenciales clientes y abrir una ventana para que ellos puedan interactuar. No responder es incluso una falta de respeto.

– Usar imágenes muy trilladas o de mala calidad

Facebook, al igual que todas las redes sociales, es muy visual. Los usuarios esperan recibir de las marcas contenido de calidad, por eso es importante que los post sean bien seleccionados y armados. Piensa que una mala imagen puede hacer que una persona te deje de seguir… y entonces pierdes a un potencial cliente.

Conclusión

Si bien el manejo operativo de Facebook parece ser bastante intuitivo, el hecho es que para que se tenga éxito cada post debe corresponder a una estrategia, a un diseño, a un mensaje que fue pensado no solo en lo que se quiere decir sino a quien se quiere llegar. Subestimar este trabajo conlleva a frustraciones y a pérdidas de tiempo y esfuerzos.

¡No dejes que esto te pase a vos!

Un Facebook bien administrado siempre te generará más ganancias.

¡Consultános y te asesoramos!